Consejos nutricionales

Si deseas mantener o recuperar la salud y sentirte bien, aquí tienes unos consejos que te ayudarán a lograrlo:

  • Aumenta el consumo de alimentos crudos: frutas, hortalizas y germinados.
  • Prescinde de los nitritos que se encuentran en el cerdo y sus derivados. Elimina la grasa de la carne, ya que los residuos químicos se concentran allí.
  • Evita frituras y no reutilices el aceite, pues está oxidado. Utiliza aceite sin refinar
  • No consumas grasas hidrogenadas (margarinas ni comidas preparadas), ya que son cancerígenas.
  • Utiliza fuentes óptimas de grasas, como el aguacate, el aceite de oliva y las semillas oleaginosas, entre otras.
  • Huye de productos que no especifiquen el aceite utilizado.
  • Elimina el azúcar refinado, el azúcar moreno y los edulcorantes artificiales, igualmente dañinos, como el sorbitol, la fructosa, la lactosa y el aspartamo. El azúcar blanco se puede sustituir por azúcar de abedul, stevia o miel biológica
  • Limita la sal  o sustitúyela por especias, sobre todo ajo, cebolla, perejil, salvia, clavos de olor, romero, orégano, etc., que contienen potentes antioxidantes. O al menos usa sal marina o del Himalaya.
  • Evita el estreñimiento y la putrefacción intestinal. Esto se logra respetando la compatibilidad de los alimentos. La putrefacción intestinal es uno de los principales desencadenantes de los radicales libres y está implicada en el cáncer intestinal, entre otros. Prepara infusiones con albahaca, menta, romero, hinojo, salvia, tomillo, orégano y canela, y consume ajo, cebolla, cebollino, yogur con semillas de lino y chucrut.
  • La fibra asegura un tránsito intestinal rápido para que las toxinas se eliminen antes de que se adhieran a las mucosas del tracto digestivo. Las fibras de avena, psylluim y pectina son las más efectivas, ya que absorben las toxinas, se hinchan y producen una gelatina que favorece el deslizamiento de las heces.
  • Evita los alimentos curados, que contienen nitratos y nitritos, los cuales se convierten en nitrosaminas, una de las posibles causas del cáncer. Carnes ricas en estas sustancias son el beicon, las salchichas, la carne picada, el jamón cocido y los embutidos. Son además muy grasos y altos en ácido úrico.
  • Evita el pescado de gran tamaño, ya que suele acumular mucho mercurio, y elimina por completo de la dieta el marisco y los moluscos.
  • El abuso de proteínas, sobre todo de origen animal, aumenta la necesidad de varios nutrientes, especialmente de calcio. La leche de cabra es más afín al hombre y se tolera mejor, al contrario que la de vaca. No olvides las leches vegetales, elaboradas en casa a base de frutos secos, cereales, semillas o chufas.
  • Compra huevos biológicos; las gallinas no biológicas reciben dosis masivas de hormonas y piensos sintéticos, no hacen ejercicio, padecen osteoporosis y por ello sus huevos resultan de dudosa calidad.
  • Si comes fuera de casa, no te olvides de llevar contigo antioxidantes enzimas digestivas ¡todo ello para tu máxima protección!
  • Evita comprar vegetales y frutas en bandejitas o envasados. No solamente han perdido sus nutrientes sino que además están tratados con aditivos químicos para evitar que pierdan su color o se descompongan.
  • Los refrescos gaseosos desmineralizan los huesos, provocando osteoporosis y varias enfermedades debidas a la acidificación del organismo. El ingrediente culpable es el ácido fosfórico (E338), un verdadero ladrón de calcio.
  • Leer las etiquetas

Nutricionista y Naturópata. Estefania Fuentes

 

 

 

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *